miércoles, 5 de enero de 2011

Mermelada de frutilla

Foto: Pilar Larralde Armas

Me encanta hacer mermeladas. Hay algo definitivamente hermoso en tomarte tu tiempo y cocinar vos misma algo que normalmente comprarías en el supermecado. Y hacer mermeladas no es la excepción. Lo bueno y práctico de hacerlas vos misma es que podés prepararar mucha cantidad con frutas en estación, guardarlas en frascos esterilizados y poder disfrutarlas durante varios meses. 



Confieso que yo le pongo menos azúcar de lo que por lo general dicen las recetas, yo calculo 1 kgr. de fruta, 500 grs. de azúcar y sale muy rica, sin resultar dulce por demas. 
Hacer mermeladas es muy fácil, sólo requiere un poquito de tiempo, cocinar a fuego muy bajo y revolver con una cuchara de madera cada tanto. Uno de los ¨secretos¨ para que te salga bien consistente y rica, es utilizar semillas de limón, que contienen una sustancia llamada pectina que -entre otras propiedades que tiene- permite que gelifique la fruta y tome la consistencia tan característica de la mermelada. Lo que yo hago para utilizarla es tomar varias semillas, envolverlas en gasa y cerrarlas con hilo. De este modo queda como una bolsita y la coloco en la olla con la fruta y el azúcar, y cuando la mermelada está lista, lo único que hago es retirar la bolsita y dejar que la mermelada se entibie para poder guardarla en frascos debidiamemente esterilizados.
Como ya dije anteriormente, hacer mermelada es muy fácil, pero hay dos formas de hacerla. Una larga (hay que dejar macerar la fruta con el azúcar durante toda la noche para que desprenda el líquido que contiene naturalmente, y luego cocinarla) y otra corta (se hace la mermelada partiendo de un almíbar liviano y luego se agrega la fruta para ahi sí cocinarla). Sea cual sea la opción que elijas, animate a hacer tu propia mermelada, vas a ver que te va a encantar y después vas a probar de hacerla con todas las frutas que se te ocurran!!!

Mermelada de frutilla
1 Kgr. 250 grs. de frutillas
700 grs. de azúcar
semillas de 2 limones

Método rápido:
-Hacer un almíbar con el azúcar hasta que se disuelva. Incorporar las frutillas enteras previamente lavadas y quitadas las hojas, y las semillas de los limones envueltas en una bolsita hecha con gasa y atada con hilo. Cocinar a fuego muy bajo revolviendo con una cuchara de madera de vez en cuando (se va a ir formando una espuma sobre la superficie, asique hay que retirarla con una espumadera) hasta que tome consistencia de mermelada, alrededor de 2 horas y media, tres  (si les parece que ya tomó consistencia y una vez que se enfrió ven que le falta, pueden volver a cocinar la mermelada hasta que tome la consistencia adecuada). Una vez que se entibió, guardar en frascos debidamente esterilizados.

Método para hacer con más tiempo:
-Dejar macerar durante toda la noche las frutillas enteras previamente lavadas y quitadas las hojas, junto con el azúcar (para que desprenda todo el jugo) . Una vez transcurrido el tiempo, prender el fuego a mínimo y llevar la mezcla de frutillas con el azúcar a una cacerola. Agregar las semillas de los limones envueltas en una bolsita hecha con gasa y atada con hilo. Cocinar a fuego muy bajo revolviendo con una cuchara de madera de vez en cuando (se va a ir formando una espuma sobre la superficie, asique hay que retirarla con una espumadera) hasta que tome consistencia de mermelada, alrededor de 2 horas y media, tres  (si les parece que ya tomó consistencia y una vez que se enfrió ven que le falta, pueden volver a cocinar la mermelada hasta que tome la consistencia adecuada). Una vez que se entibió, guardar en frascos debidamente esterilizados.

1 comentario:

  1. Hola Pilar sabes que he comprobado que rinden mas frascos de mermelada cocinarla un poco el 1er dia, con las instrucciones que das en la segunda opcion y luego terminarla al otro dia.Gracias por la receta!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...